Radio Daimiel: 20 años en las ondas

radio daimiel

Imagen: Departamento de Comunicación del Ayuntamiento de Daimiel

Unos talleres de radio fueron la semilla. Las ganas de dar a Daimiel una emisora municipal de calidad y cercana, hicieron el resto. Sucedió a finales de 1995, año en el que vio la luz lo que hoy conocemos como Radio Daimiel, que estos días celebra su 20º aniversario. Autofinanciada y gestionada por voluntarios de esos talleres de radio y trabajadores encabezados por Juan Elías Campo, la radio fue el primer paso de un plan de comunicación que continuó tiempo después con la creación del Departamento de Comunicación del Ayuntamiento de Daimiel: “Por entonces, yo no conocía a nadie del pueblo y apenas sabía nada de Daimiel, salvo por su Parque Nacional que solía ser noticia cuando alguna desgracia le acontecía. Me dije a mi mismo que eso tenía que cambiar si llegaba a dirigir aquella emisora. Así fue como me convertí en el primer director de Radio Daimiel”.

Campo, que venía de dirigir y montar emisoras de radio ligadas a Onda Cero en lugares como Burgos, Medina del Campo o Salamanca, puso en marcha un modelo de radio que se basó en una programación convencional hecha para el pueblo, y en muchas ocasiones, por el propio pueblo. En ese sentido, Radio Daimiel acabó convirtiéndose en “elemento dinamizador de la ciudad”, como le gusta recordar a Campo: “La radio salía y estaba en la calle. Gracias a todos los oyentes, que por aquel entonces eran una gran mayoría de la audiencia potencial de Daimiel, la radio se convirtió en un elemento dinamizador de la ciudad”. Una seña de identidad que, en mayor o menor medida, con más o menos aciertos o medios, se ha intentado mantener durante estas dos décadas.

Jesús Díaz del Campo: los medios públicos para mí siempre son los que tienen las cartas sobre la mesa frente a la gente: la gente sabe que ese medio pertenece a tal institución que gobierna tal partido. En un medio privado a veces no sabemos quiénes son sus accionistas, qué intereses tienen por detrás… ahí entra en juego el sentido crítico de la audiencia”.

Muy ligados a esos objetivos, pero también a esa evolución natural que vio como un taller de radio se convertía en emisora local y posteriormente en un Departamento de Comunicación, han estado los trabajadores y directores de Radio Daimiel. Muchos de ellos, como sucedió con Jesús Díaz del Campo, que en junio de 2004 relevó a Juan Elías Campo en el cargo, procedían de esa cantera de periodistas en potencia que alimentaron su vocación de plumillas en las filas de una incipiente emisora de radio: “Como tantos otros empecé como becario cuando estudiaba periodismo, allá por 1996, todos los veranos estaba por allí cogiendo experiencia”, recuerda Díaz del Campo. El periodista, en la actualidad Doctor y profesor de ética periodística en la Universidad Internacional de La Rioja, recuerda sus años al frente de Radio Daimiel como “una de las experiencias más gratificantes que hay” e incide en que “Radio Daimiel ha cubierto una necesidad fundamental para cualquier sociedad en un estado democrático: ofrecer información de primera mano a los habitantes de un municipio sobre su propio pueblo”. Relacionado con eso, añade, “evidentemente no soy ajeno a que los medios públicos siempre estamos en el ojo del huracán por las críticas de posible manipulación. Ahora bien, los medios públicos para mí siempre son los que tienen las cartas sobre la mesa frente a la gente: la gente sabe que ese medio pertenece a tal institución que gobierna tal partido. En un medio privado a veces no sabemos quiénes son sus accionistas, qué intereses tienen por detrás… ahí entra en juego el sentido crítico de la audiencia”.

Ismael Terriza: me cuesta confiar en un cambio. El consejo audiovisual que vele por Radio Daimiel es fundamental, ahora bien es todavía más importante que ese (tantas veces prometido) órgano regulador nazca fuerte y protegido. Si no es así será peor el remedio que la enfermedad”

En ese sentido y poniendo la vista en lo que puede ser el futuro de la emisora municipal, Ismael Terriza, otro de los directores con los que ha contado Radio Daimiel, apunta “sinceramente, creo que es un momento clave para recuperar el terreno perdido en los últimos tiempos. Los profesionales son los mismos, incluso mejor por tantos años de experiencia. La responsabilidad en este punto es exclusiva de los políticos. Son ellos los primeros que han de creer en esta herramienta como algo constructivo”, Terriza, que estuvo al frente de Radio Daimiel desde febrero de 2008 hasta julio de 2010, añade “me cuesta confiar en un cambio. El consejo audiovisual que vele por Radio Daimiel es fundamental, ahora bien es todavía más importante que ese (tantas veces prometido) órgano regulador nazca fuerte y protegido. Si no es así será peor el remedio que la enfermedad”, concluye el periodista, actualmente en la redacción nacional de Onda Cero, cargo que también ocupó durante casi una década antes de dirigir Radio Daimiel.

En relación a ese consejo audiovisual, Ismael Martín, que ocupó el puesto de director de la radio desde agosto de 2011 hasta septiembre de 2012, apunta “más que por un consejo de medios, yo apostaría por una mayor estabilidad en los contratos de los trabajadores. Eso daría mucha más pluralidad y libertad a la hora de trabajar que un consejo de medios”.

Juan Elías Campo: imagino que ahora a la radio le toca vivir su adolescencia y eso requiere poner en marcha cambios, nuevas ideas y mucha presencia en la cosas del pueblo. La radio siempre debe estar al servicio de la noticia, de los ciudadanos de Daimiel”

Pluralidad, libertad, estabilidad… pero también inmediatez. El futuro de Radio Daimiel pasa, en definitiva, como explica Ismael Terriza, por “el esfuerzo ímprobo de cada director por intentar llegar a la gente. Nosotros sacamos la radio a la calle, estuvimos haciendo directos en el Museo, en la Biblioteca o en el Pabellón Municipal. Lo peor es que creo que todo se quedó a medio construir y tampoco fuimos capaces de recuperar el poder de atención que se suscitó durante los años de Juan Elías Campo”, asegura. Pero esa inmediatez pasa también, inevitablemente, por Internet y las redes sociales. Algo que apostillan Ismael Martín y Juan Elías Campo. Campo explica “imagino que ahora a la radio le toca vivir su adolescencia y eso requiere poner en marcha cambios, nuevas ideas y mucha presencia en la cosas del pueblo. La radio siempre debe estar al servicio de la noticia, de los ciudadanos de Daimiel”. Jesús Díaz del Campo va más allá y añade una nueva variable a la ecuación “la radio tiene que servir sobre todo para dar cabida a toda esa cantera que se va a ir generando, como ya sucedió en sus inicios. Además de eso, también seguir trabajando en lo digital, pero sin perder nunca su esencia”.

Marga Velázquez, actual directora de la emisora pero ligada a la radio desde su creación en 1995, así lo explica “Radio Daimiel está más viva que nunca. Su capacidad de respuesta es incuestionable. Sucede en grandes ocasiones donde podemos demostrarlo, como es el caso de la retransmisión en directo de elecciones. Pero también en el día a día. Fue pionera cuando se dio el salto en Internet. Nos hemos adaptado, estamos en las redes sociales para intentar cubrir ese abanico de público, y, aunque todo es susceptible de mejora, creo que con los medios de los que disponemos, llegamos bien”.

Para el recuerdo…

Pese a que dos décadas dan de sí para muchos recuerdos y anécdotas, hay algo que coinciden en reseñar todos los directores que han pasado por Radio Daimiel: la gente que día a día ha sacado el trabajo adelante. “Podría contar muchas cosas pero, en definitiva, la principal anécdota fue la capacidad de improvisación que teníamos, la gran agilidad a la hora de cambiar la programación en función de la actualidad: la noticia como entretenimiento”, recuerda Juan Elías Campo. Algo en lo que coincide Ismael Terriza, “al final ante cualquier problema, siempre había un compañero que lo solucionaba. Me quedo con la brillantez, clarividencia y honestidad de Isidro López de Toro; la generosidad de Miguel Ángel Ruiz de la Hermosa; la ilusión desbordante de María, la capacidad de trabajo de Margarita Velázquez y la inteligencia natural de Juan Carlos Sánchez. Y algo que he visto en muy poca gente ni creo que veré: la adicción a un micrófono demostrada día tras día por Braulio Molina. Siempre estuvo ahí”.

Marga Velázquez, lo resume así “Son 20 años de sonrisas y alguna que otra lágrima, de muchas noticias, de ver la evolución de tu ciudad y de tu gente, de tener el privilegio de vivirlo en primera persona y además poder contarlo. Mi balance como trabajadora es de agradecimiento absoluto a Daimiel”.

No hay fórmulas mágicas, insisten en recalcar todos los directores que han estado al cargo de esta gran casa, pero lo cierto es que una radio renovada, distinta y sin ataduras solo puede ser el reflejo de un pueblo renovado, distinto y sin ataduras.

*ampliación del reportaje publicado en el número 88 de Daimiel Noticias (septiembre 20015)