Soleá Morente: “Me interesa mucho el concepto de traducir la tradición”

solea

La hija mediana de Enrique Morente estudió la carrera de Filología Hispánica, tal y como le pidió su padre, pero después quiso ser cantante. No es de extrañar, desde bien pequeña experimentó en primera persona la magia de un estudio de grabación que, para más inri, estaba en casa.

El mismo estudio en el que con apenas 10 años cantó coros y tocó palmas para “Omega”, el disco que dividió al mundo del flamenco y quién sabe si el culpable de que hoy estemos hablando de “Tendrá que haber un camino”, el primer disco de Soleá Morente (Madrid, 1985). Al margen de sus aventuras con Los Evangelistas, Soleá firma un debut discográfico cuyos cimientos se basan en la fusión y la experimentación desde el respeto y la fascinación. Tangos, sevillanas, granaínas o fandangos son revisionados y adaptados a un lenguaje cercano al rock y al pop. Para ello se ha rodeado de compañeros como La Bien Querida, Jota, Antonio Arias, Manu Ferrón o Miguel Martín que han aportado textos y músicas a este particular universo en el que no existen los complejos.

Sigue leyendo aquí la entrevista publicada en Mondosonoro (noviembre, 2015)